fbpx

Mi Madre y Tony

‘ERA UN HOMBRE AMARGADO y cruel, un alcohólico y drogadicto que estuvo a punto de matarse en varias ocasiones. En la actualidad, cumple una sentencia de cadena perpetua por el asesinato del cajero de una tienda de licores que «se interpuso en su camino». Tiene dos hijos, nacidos con apenas once meses de diferencia, uno de los cuales creció para ser «justo como papá»: un drogadicto que vivió del robo y de las amenazas a los demás, hasta que también acabó en la cárcel por .intento de asesinato. Su hermano, sin embargo, tiene una historia diferente: un hombre que educa a tres hijos, disfruta de su matrimonio y parece ser realmente feliz. Como director regional de una gran empresa nacional, su trabajo le ofrece desafíos y recompensas. Es una persona físicamente delgada, y no es adicto ni al alcohol ni a las drogas. ¿Cómo es posible que estos dos hombres hayan resultado ser tan diferentes, después de haber crecido ambos en el mismo ambiente? A ambos, se les preguntó en privado, sin que supieran que también se le había preguntado al otro: « ¿Por qué ha dirigido su vida por este camino?» Sorprendentemente, ambos dieron la misma contestación: « ¿En qué otra cosa podría haberme convertido, después de haber crecido con un padre como el mío?»’ (extraído del libro Despertando al Gigante Interior Anthony Robbins).

Mi madre siempre contó esta historia sobre mi padre «Se fue cuando vos tenías 2 años y núnca más volvió»… ya han pasado 60 años desde ese extraño día, digo extraño, no día de lógico desenlace, una persona de algo así como 25 años, de padre militar, alcohólico, ¿qué más se podría esperar de el?. Hace tiempo le comenté a mi esposa, que fui afortunado, no estuvo cerca mi padre para condicionarme, ¿cierto?. Pero al leer el párrafo del libro «Despertando al Gigante Interior», me surgió la sensación de algo que me pesa sobre manera en algún lugar muy profundo de mi ser.

Como algo que falta, una pieza importante, un engrane, ¿quizás algún tornillo?. La cosa es que el extracto de ese libro me dejó más preguntas que respuestas y aunque se, que si no hay preguntas menos puede haber respuestas, surgió todo esto: ¿y si me hubiese impelido su forma de ser, a crear una mejor versión de mi?, ¿o sería un alcohólico más?, ¿habría aprendido más sobre la vida?, ¿habría valorado el trabajo o mis decisiones con respecto al mismo?, ¿sería mejor o peor de lo que soy ahora?

La imagen que tengo de los varones en mis relaciones, comerciales como de amistades, es la de esperar que no llenen las expectativas que tengo yo de ellos, esto debido a mi crianza matriarcal, donde una mujer de fuerte carácter tuvo que enfrentar la vida como pudo con tres muchachos y con las pobres herramientas que ella tuvo, con una educación básica, de carácter fuerte repito, pero muy sola e indefensa ante los hombres que ella consideraba «faltos de responsabilidad». No me mal entiendan, estoy orgulloso de esa hermosa mujer de 23 años que se puso sus hijos al hombro y vamos yendo. Es muy posible que no haya entendido la vida, que le haya faltado el valorarse, pero núnca voy a dejar de reconocer en ella a la madre que el creador me dió y que se rompió toda para darnos el pan de cada día y el abrigo de un techo. Gracias Neli.

Quiero recordar a otra bella mujer Edith, madre de mi esposa, que el 12 de julio cumplió 1 año de su deceso y que dejó muy buenos recuerdos en mi, una maestra en la cocina, una Chef consumada y muy ocupada de sus hijas, nietos y bisnietos.

Imagen Gentileza de Pexels

Comparte esta entrada en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De Interes

Judit Catala

Máster Muñoz

CursoTutoriales

Redes Sociales

Facebook

Twitter

54 261 6528305

Contacto

WhatsApp

E-Mail

Trabaja con Nosotros

error: Content is protected !!